El Sindrome de la Realidad

La Realidad se ha convertido en una enfermedad que aqueja. Síntomas tan diversos como paranoia, hipocondría, desesperanza, ha provocado que me autodiagnostiqué como víctima de un peligroso síndrome.
Recent Tweets @
Posts I Like
Who I Follow

Entren y denle like -porfita- a la página del grupo de Nuevos Narradores de Centro Occidente, que conformamos la colección editorial de Poéticas Contemporáneas de Editorial Pictographia. Nuevos narradores para nuevos lectores.

imaginacionmx:

(Celaya, Guanajuato, 1980)

Narradora, periodista independiente y guionista. Forma parte de diversas antologías: La vida que él me da. Narrativa guanajuatense de la migración y la violencia (2004), El cuarto del escriba (2005) y Tiempo mixto (2007), todas publicadas por la Universidad de Guanajuato, además de Una cierta alegría en no saber a dónde vamos (Instituto de Cultura de León, 2009) y Cuentos del Sótano (Endora, 2010). Recién han publicado su primer libro en solitario: La Generación del Desencanto (Pictographia, 2013). Fue finalista del concurso de cuento Palabras Malditas 2007 y obtuvo mención honorífica categoría cuento en el Premio de Literatura León 2010. También fue becaria del Instituto de Cultura de Guanajuato en 2005 y 2008. Ha sido publicada en periódicos regionales y las revistas Tragaluz, Barca de Palabras y Dédalo

Enlaces

Recomendaciones

  • Oscar Luviano
  • José Luis Zárate
  • José Antonio Banda
  • Juana Adriana Rocha
  • Bernardo Araujo

image

LA GENERACIÓN DEL DESENCANTO

Macaria España

            Apareció  de la nada. Floreció en medio del tedio, de la absurda melancolía por los tiempos pasados. El desencanto se generó espontáneamente, o tal vez vino atraído por el olor de mi alma en estado de putrefacción, como rata buscando migajas.

Read More

SE BUSCAN ABUELOS ABANDONADOS,

ESTUDIANTES ESCAPISTAS,  SEÑORES SOLITARIOS, CAMPESINOS MILLONARIOS, SOLTERONAS, VAGOS, SEÑORAS DEJADAS, GRINGOS JUBILADOS, LECTORES COMPULSIVOS, MÚSICOS FRUSTRADOS, SACERDOTES ARREPENTIDOS Y DEMÁS FAUNA EXÓTICA

******* 

imaginacionmx:

(Ciudad de México, 1968)

Narrador, poeta y guionista. Textos suyos se han incluido en Nuevas voces de la narrativa mexicana (Joaquín Mortiz, 2003) y Así se acaba el mundo (SM, 2012). Es autor de un libro de cuentos todavía inédito. Ha colaborado en diversas publicaciones gráficas y electrónicas: Etcétera, Guardagujas, Revista Digital Universitaria, El Fanzine, Tierra Adentro, Penumbria, Noisey y otras.

Enlaces

Recomendaciones

  • Gabriela Damián
  • Libia Brenda Castro
  • Erika Mergruen
  • Raquel Castro
  • Ana Paula
  • Eliza Lavenza
  • María José Gómez Castillo
  • Macaria España
  • Mariana Esquivel
  • Nelly Geraldine
  • Cecilia Pego
  • Lilian Camberos
  • Alejandra Espino

image

LA COCINA DEL ALMA

Óscar Alejandro Luviano

"La salud mental de los jóvenes mexicanos triunfó sobre la

proyección sórdida y angustiosa de Morrison y The Doors”.

Raúl Velasco

Poco antes de que se le apareciera el fantasma de Juan del Diablo, Sebas había posteado el anuncio de su suicidio en Facebook, pero sin la foto del nudo de la horca alrededor de su cuello: descubrió que mientras le obligaban a beberse sus orines en los baños, Elmer y sus amigos se lo habían sacado de la mochila.

Read More

¿A poco si se les antoja la Eiza?

¡Chale! 

Después de miles de pesos gastados en gastroenterólogos, una dolorosa colonoscopia, una dosis diaria de omeprazol y butilhioscina, he descubierto la razón de mis malestares intestinales y todo se debe a que ¡tengo Shakiras en la panza!

O al menos eso es lo que dice el yogurth Activia con su nueva campaña publicitaria, nuestra flora intestinal está acompañada de unas mini Shakiras bailoteando entre los jugos gástricos. Que maravilla.

El problema es que yo no tengo estas Shakiras moviendo las caderas en mi panza, sino esta otra Shakira de la que la propia Shakira se avergüenza ►

Así que revisen que tipo de Shakira tiene usted, la rubia fabricada o la morenita que nadie quiere recordar?

La Jornada retoma mi caso cuando fui detenida de manera arbitraria en Celaya, por tomar fotografías de la PGJE.

¡Con razón! Las computadores HACER son más baratas que las ACER.

Moscas en Soriana de Celaya, Gto.

Hoy me desperté deprimida porque no tengo un empleo, todo está caro en el mercado, las deudas suben y mi sobrepeso también. Pero después sonreí, porque con la Reforma Energética tendré un trabajo y seré millonaria, mis deudas desaparecerán y tendré un cuerpazo.

¡Bendita Reforma Energética! 

Sobre el asunto de El Chapo.

No duermo porque yo no tengo sueño, tengo sueños.
Makiabelica

RISAS EN CRISIS

Para un payasito de crucero “hay días que nada el pato y otros que ni agua bebe”.

Macaria España

Celaya, Guanajuato.

Se maquilla presuroso frente a un pedazo de espejo que sostiene con su mano. El blanco de su cara se salpica por unas estrellas azules y unas chapas rosadas. La enorme boca roja simula una eterna sonrisa, sin embargo, no todo es alegría para el payasito MarPato que trabaja haciendo malabares en el crucero de San José de Guanajuato y Avenida Las Fuentes.

MarPato es uno de los miles de desempleados que diariamente salen a trabajar a las calles: “Sí, señorita, ahorita la chamba está bien difícil, y además, con el nuevo reglamento de que no puede uno trabajar en los cruceros, te mandan a barandilla y te chingan 500 pesos. ¿A mi quién me va a dar lo que perdí, cree que sea justo?”, pregunta el hombre de la gran sonrisa pintada y la cara llena de estrellas.

Él es uno de los pocos que se arriesga a ser multado por 500 pesos o bien, pasar 36 horas en los separos, debido al operativo Crucero Seguro de Celaya, implementado por el gobierno municipal, que pretende  mantener un orden y la imagen limpia de la ciudad retirando a indigentes y vendedores de los cruceros.

Todos los oficios tienen gajes, ¿cuáles son los de un payaso que trabaja en las calles?: “Mire, en veinte años me han llevado (la policía) cuatro veces, no son muchas, pero siempre ofenden a la persona que no está haciendo nada. Y por otro lado pues a la vez, no tengo más remedio, pues si la riega uno porque tiene que tener permiso, tiene que estar en la unión de payasos, y yo no me he agremiado porque he andado de arriba para abajo y he sido mala cabeza, es la verdad. Tiene que traer usted algo que lo respalde y si no trae uno nada hay ocasiones que no lo dejan chambear. Me ha ido como en feria también pero gracias a Dios ay la llevamos”, comenta MarPato.

Celaya tiene una tasa de desempleo abierto del 5 %, según cifras del INEGI, MarPato forma parte de ellas. ¿Cómo logra salir adelante con la falta de trabajo fijo?: “Pues no queda de otra con la crisis que está ahorita, hay que trabajar de lo que sea. Tengo veinte años en el ambiente, he trabajado en otros lados pero no alcanza el sueldo. También soy albañil, pero esto es como un  extra. Sé enjarrar, echar piso, pintar, lo malo es que la gente no contrata. Siendo payasito no se gana una cantidad fuerte, no puedo decir una cantidad exacta, hay días buenos y días malos, pues moneda de plano a veces no, hay veces que nada el pato y luego que ni agua bebe. Pero nos dedicamos a esto para acabalar el gasto”, cuenta mientras saca unas pelotas de su mochila.

En Celaya existen 203,055 personas en pobreza, un 39.6 % de la población total, según datos del CONEVAL 2010, que tienen un ingreso económico insuficiente para satisfacer sus necesidades. ¿Qué piensa su familia de que tenga que trabajar de payaso para cubrir sus necesidades?: “Tengo hijos y mujer, uno en primaria y otro en secundaria. Ellos no opinan nada de mi trabajo, con que les de su estudio, para su escuela, mientras no les falle diario la comida. Mi mujer trabaja, yo soy el que les hace de comer a mis hijos, de aquí me voy a la una o a veces les dejo hecho. Ella a veces también hace, depende si trabaja en las tardes. Entonces, para irme de albañil, ¿quién me va a dar pa’ la leche? Son ocho días mientras me dan mi sueldo, quién les va a dar para la escuela, tan sólo de gasto de pasajes y tortillas, son cien pesos diarios y eso que no vamos a comer carne, más que frijolitos.  Ahora me llegaron $400 pesos de agua, ¿de dónde los voy a sacar? Si no la pago, me la cortan y qué hacemos. Es donde uno ve la crisis porque pues no hay dinero. Y mi mujer me dice echa pa’l chivo, me pide de comer, mis hijos igual y ¿qué puedo hacer señorita? Tengo que hacer este jale. Por eso ando a las carreras, porque si no, pega el sol y ya no hizo uno nada”, finaliza MarPato y corre mientras el semáforo está en luz roja para realizar hábilmente sus primeros malabares frente a un automovilista.

Como que se ve cabezona Martha Higareda.